lunes, abril 13, 2009

Cómo?

Y mientras el Dr intentaba torpemente hilar algo coherente al tal Gutièrrez su ojo izquierdo reparó en la presencia de Everton.
El pequeñajo lo miraba, fija, fríamente; como culpando a un rencor.
Un silencio congeló la sala
Ahí devino la avalancha de los diezmil abrazos de sanidad que le cayó en la cabeza a Esponda y lo dejó con un hilo de vida
-No hay caso, deliraba en la ambulancia. Este guacho tiene algo

4 comentarios:

EmmaPeel dijo...

Ay qué bueno que sigue Everton!

emeygriega dijo...

Yo vibro que Everton tiene poderes como el niño de Sexto Sentido y ve gente muerta.
Esponda, esclavo del saber académico y de una conciencia turbia, pagará sus culpas. Digo yo, lo vibro.

Ummm... y el regreso del pequeño en Pascuas...vendrá a decirnos algo?
Estoy inquieta.

fd dijo...

estoy leyendo el blog como novedad

saludos

muy bueno

Anónimo dijo...

Pongan las fechas completas a los comentarios, please.

Un amigo.