martes, noviembre 29, 2005

Un visitante inesperado

















......Pedro canoero te mecía el agua
lejos de la costa cuando te dormías
Pedro canoero corazón de arcilla
sobre la canoa se te fue la vida.
Pedro canoero te mecía el agua
lejos de la costa cuando te dormías
Pedro canoero corazón de arcilla
sobre la canoa se te fue la vida.



Pedro canoero
la esperanza se te iba
sobre el agua amanecida
tu esperanza Pedro al fin
no tuvo orilla......


Los días pasaban, algunos mejores, otros peores, y yo esperando el regreso de l@ moroch@.
En eso veo acercarse por el mar proveniente del Océano Índico una canoa cuyo tripulante parecía no poder más.
Inmediatamente Al, Yo y un montón de minas nos tiramos al agua para rescatarlo.
En un esfuerzo hazánico (como aquella victoria de Defensor en el estadio de Cerro), logramos llevarlo a la costa.
Demasiado tarde.
El tipo estaba quemado, deshidratado, y con partes de su cuerpo gangrenadas debido a heridas de mordidas de tiburones.
Eran sus últimos momentos.

En el barullo femenil que lo rodeaba se veía que el tipo quería decir algo pero no podía.
Al inmediatamente hizo callar a sus bonecas cobiçadas.

Habló el moribundo:
- Mi nombre es Pedro Níber Uriarte Zugarramurdi. Provengo de Tala, departamento de Canelones, Uruguay, Sudamérica
. Como no tenía plata para el pasaje a Australia y ver en directo la consagración de nuestro glorioso equipo celeste para el mundial, decidí ahuecar un tronco como nuestros primitivos ancestros y llegarme en canoa.
El viaje de ida fué más o menos fácil porque era en bajada y yo llevaba las vituallas necesarias.
La vuelta fué diferente. En subida, con viento en contra y con la fe quebrada por la defección de nuestros muchachos...

Mientras, yo pensaba para mis adentros: "para ser un moribundo habla como un pororó, Andá a saber si no tenemos que terminar matándolo para terminar su sufrimiento"

Siguió el canoero:
- Mientras volvía me tomé la libertad de plasmar mis pensamientos sobre el fútbol uruguayo en este rollo (el último que me quedaba) de papel higiénico. Pido disculpas por la mala letra y los manchones , pero mi última voluntad es que le hagan llegar estas ideas al genial presidente de la AUF Don Eugenio Figueredo.

Dicho ésto y como corresponde, su cabeza torció convulsivamente hacia lateral y un hilillo de sangre se le escurrió por una comisura labial (la que quedó más abajo)

Luego de tirar su cuerpo al agua Al trató de leer las anotaciones.
Una verdadera cerdada ya que el papel estaba cubierto de restos de defecaciones.
Viendo que esta era una labor asquerosa y absolutamente inútil le dije a mi amado hermano que parara.

- Vamos a ver a la bruja. Esa seguro sabe.
- Tenés razón El. sos un genio. Me lavo las manos y vamos


An unexpected visitor

The days happened, the some best ones, the other worse ones, and I hoping return of l @ moroch@. In that I see approach by the originating sea of the Indian Ocean a canoe whose crew member seemed not to be able more. Immediately To, I and montóm of mines threw themselves to the water to rescue it. In a hazánico effort (like that victory of Defender in the Hill stage), we managed to take it to the coast. Too much late. The type was burned, dehydrated, and with hurt gangrenadas parts of its body due to of bitten of sharks. They were its last moments. In the femenil racket that surrounded neía that the type meant something but it could not. To immediately it made shut up to cobiçadas his bonecas. The dying spoke: - My name is Pedro Níber Uriarte Zugarramurdi. I come from Cutting, department of Canelones, Uruguay, South America. As it did not have silver for the passage to Australia and to see in direct the consecration of our glorious celestial equipment for the world-wide one, I decided to hollow a trunk like our primitive ancestros and to arrive to me in canoe. The more or less easy outward journey fué because she was in slope and I took the necessary food supplies. the different return fué, in ascent, with headwind and with the faith broken by defecciómn of our boys... While, I thought for my adentros: "to be a dying speech like pororó, Andá namely if we do not have to end up killing it to finish its suffering" Followed the canoeist: - While it returned I took the freedom to shape my thoughts on Uruguayan soccer in this roll (the last one that I had left) of hygienic paper. I request excuses by the bad letter and manchones, but my last will is that they make him arrive these ideas at brilliant president of the AUF Don Eugene Figueredo. Said ésto and as it corresponds, his head it twisted convulsively towards lateral and hilillo of blood slipped to him Soon by a labial comisura (the one that was more down) and to throw his body to the water To it tried to read the annotations. A true one cerdada since the paper was covered with rest of defecaciones. Seeing that this was a revolting and absolutely useless work I said to him to my loved brother who stopped. - We are going to see the witch. That safe one knows. - Tenés reason the sos a genius. I wash the hands and we go

2 comentarios:

Jhonny dijo...

Pensé lo mismo que usted, habló como un pororó, para mí que era otra persona, un ex presidente, algo así. Mantenganos al tanto de los pensamientos de este señor. Por más que sean unos pensamientos de mierda, según se puede apreciar.

el-warren dijo...

Me va la vida en ello jhonny!